miércoles, 21 de mayo de 2008

Los magos del balón

Tantos millones de años de evolución del cerebro para malgastarlos con estos pensamientos... ¡Qué le vamos a hacer! Para mí ya es demasiado tarde. El caso es que hoy la reflexión profunda que ofrezco al mundo tiene que ver con una serie que casi todos conocerán y cuyo título es "Campeones" pero que todos llamábamos Oliver y Benji. Supongo que yo no era el único que se pasaba las tardes delante del televisor flipando con unos dibujos que violaban todas las reglas imaginables de la física. Entiendo que la serie no tenía el afán didáctico de Barrio Sésamo, pero algunas cosas no tenían razón de ser. Desde luego, los conceptos de espacio y tiempo no estaban muy bien definidos. Es verdad que esto es muy propio de los dibujos japoneses, pero por lo menos en Caballeros del Zodíaco nos ponían en una situación de flipada absoluta en la que todo podía valer (obviaremos el caso de Chicho terremoto, donde un niño enano y amorfo cuya cabeza era más grande que el balón, hacía mates inspirado por la visión de unas bragas). Vivo al lado de un campo de fútbol en el que diariamente juegan niños de doce años como los de la serie, pero por lo que he podido observar se parece bastante poco. A veces me asomo a verles, pero todavía no me han sorprendido con saltos de seis metros, ni partidos de dos semanas, y el tema del tiro del tigre y todo esto de meter un gol de portería a portería todavía lo están practicando, porque hay algunos que aún están intentando levantar el balón del suelo.
Algo también muy propio de los japoneses es pintar caras con ojos redondos de 25cm de diámetro, además de introducir repentinas paradas en el continuo espacio-tiempo para ofrecernos los fascinantes pensamientos de sus personajes, todo ello sobre un fondo formado por exubernates líneas y colores, porque el azul del cielo está muy visto ya, y para dibujar una montaña y pasar por ella mil veces como en los Fruitis, pues mejor echarle imaginación. Pero también tenía sus particularidades: balones que cambiaban de dirección sin motivo aparente, que adquirían todas las formas geométricas posibles y un largo etc. Pero había dos cosas que me llamaban poderosamente la atención: la primera consistía en que nunca entendí por qué los chavales iban al colegio y eran unos mindundis a los que ni sus propios padres les hacían caso, cuando llenaban estadios de medio millón de personas, y ponían sus partidos en la tele.
Y desconozco los detalles de la versión original pero, ¿en qué momento la selección japonesa puede estar compuesta por Benjamin Price, Oliver Aton, Mark Lenders, Bruce Harper, Ed Warner, Danny Mellow y, por supuesto, los gemelos Derrick? Siendo japoneses, me sorprende que no estuvieran también Michael Johnson y John Smith. Espero que en Japón tuvieran sus propios nombres, pero aún así no entiendo por qué no estaban los Yokohama o Kawasaki de toda la vida.
Para acabar, otra reflexión. Siempre nos quejamos de que a las mujeres les gustan más los chulitos y cabroncetes que los que son buena gente. Pero yo recuerdo que cuando salíamos a jugar al fútbol después de ver a Campeones, nos remangámos porque todos queríamos ser Mark Lenders. Oliver y Benji eran un poco apestosos.

12 comentarios:

Sensai dijo...

De futbol, lo único que se es que el Manchester ganó ayer, que falló un penalty Cristiano Ronaldo, que los madridistas querían que ganara el Chelsey y los barcelonistas el que ganó finalmente...

Y eso sin ver el partido, ni tener a nadie en casa futbolero, ni haber comentado mis compañeros nada ni haber leído aún el periódico!

Vamos, que como dices, después de tanta evolución el mundo se paraliza por un partido de futbol y poco sabemos del avance de investigaciones más ... prácticas.

Saludos!

RAÚL dijo...

interesante reflexión! veo que gusta de pensar sobre todo tipo de cosas. a mi campeones me pilló ya uno poco crecidito, pero comparto, en lo que conozco, su perspectiva sobre el asunto.

Moisés Márquez dijo...

A mi no me gustaban nada de nada. Yo prefería ver a los Caballeros del Sobaco darse de ostias :) Que como dices, aunque no tuviese sentido, al menos no intentaba mostrar nada real.

Retrack dijo...

Sensai: yo quería que ganara el Chelsea sólo para ver perder a Cristiano Ronaldo
Raúl: Ya ves que estoy abierto a todo tipo de chorradas. Veo que me tratas de usted,supongo que por educación, pero me va mucho más el "tú", aunque agradezco el detalle.
Moisés: yo también veía los Caballeros, pero, si tienes buen recuerdo de la serie, te recomiendo no volver a verla.

Sensai dijo...

Por cierto, aunque Cristiano Ronaldo no confirma nada, ayer oí que estaba cerrado su fichaje en el Atlético de Madrid. (Si es que al final, es imposible evadirse!)

Y una segunda cosa, te puse un enlace en mi blog a traición, ni te lo comenté, ni te avisé, ni permiso ni ná.

Azahara dijo...

Pues sí una serie de lo más extraña, pero mítica. Y teniendo en cuenta la cantidad de idioteces con las que bombardean nuestras mentes en este "evolucionado" mundo, el fútbol no es de lo peor, aunque quizás se hable demasiado de ello.
Comparto el comentario de ver perder a Cristiano Ronaldo y a pesar de que no fue así estuvo bien verle fallar el penalti... se veía venir.
Grande el "A Forest" que escuchaba mientras lo leía...

La estatua del jardín botánico dijo...

El Manchester no perdió porque Nuria Ber no le puso suficientes alfileres a su muñeco Voodoo de Cristiano Ronaldo.
En cuanto a Campeones, era una chorrada tan acojonante, que no te quedaba más remedio que verlo. Como dicen en el vídeo, lo de los gemelos Derrick era flipante, y lo de la cara del entrenador en el cielo... Parecía la parte de Historias de N. York que dirigió Woodie Allen.

RAÚL dijo...

tienes todo el permiso. eso ni se pregunta, tú!! :)

Retrack dijo...

Hija, qué obsesión tienes con Nuria Ber, déjala tranquila que ya bastante tiene con su Güiza. Sobre el vídeo, lo que más gracias me hizo fue lo de la curvatura del campo, porque es verdad que echaban a correr y no veían la portería. Cosas de japoneses.
Azahara, me alegro de que te gustara la música, el A forest siempre es grande.

Moisés Márquez dijo...

Retrack. La volví a ver a trozos. Y hombre, solo hay que tener en cuenta cómo estaba hecha, a qué estaba dirigida ...

Sigo prefiriendola a las series de fútbol. Aunque no más que Dragon Ball :)

Anónimo dijo...

A los buenos días. Yo era uno de los muchos millones de "frikis" niños de los años 90 que todos los días veía la serie. Me encantaban. Hasta ahí todo normal. Pero te cuento. Me bajé la serie hace un par de años, y la volvía a ver. Punto uno de las cosas de las que me enteré: la serie original es captain tsubasa ozora(ese es el verdadero nombre de Oliver). Segundo: Lenders se llamaba Hyuga y así sucesivamente. Y tercero y lo más llamativo, sobre todo para tí Retrack: Oliver acaba jugando en el Barça y Lenders en la Juve, y creo que Benji en Alemania, pero no lo recuerdo bien.

Bueno, curioso por lo menos eh?? jejeje ahí os dejo eso a todos. Por cierto, cuando la volvía a ver, me gustó otra vez, aunque sea supercutre. Que le voy a hacer, ya que habéis hablado de evolución, debe de ser por eso que me gusta, tengo un moño opcipital prominete y un toro supraorbitario del mismo palo, no debo de haber evolucionado mucho.

Salu2

Psdata: ahora que recuerdo, Benji era en realidad Genzo (si os dais cuenta eso era lo que ponía en su gorra). Y el equipo Newteen en realidad era el Nankatsu o algo así. Ah, soy Tito-Mati, que es que últimamente no puedo entar en mi cuenta

Retrack dijo...

Gracias señor Mati por tan valiosas aportaciones. Yo sabía que tú estabas al día en estos asuntos. Me parecía imposible que el protagonista de la selección japonesa se llamase Benjamin Price. Lo del fichaje de Oliver por el Barça ya me lo había comentado Calvo; así estamos, que no fichamos más que inútiles. Viva er Betis