lunes, 26 de mayo de 2008

La Musa Gala

Los antiguos se servían muy a menudo de la palabra música, cosa que sorprende muchas veces al lector no habituado a la terminología. Pero la cosa es tan simple como que la música es el arte de las Musas, el inspirado por ellas. Por eso abarcaba un ámbito de actividades tan amplio. Y es que, cuando alguien sobresalía por algún tipo de habilidad, en lo que hoy llamaríamos el mundo de las artes y las letras, se tendía a atribuir el logro a las divinidades, que para eso tenían tantas. No como ahora, que con un solo Dios es más aburrido: todo lo hizo él y todo es gracias a él... Para ser omnipotente es un poco egoísta, lo del trabajo en equipo no lo lleva bien. Pero claro, hay que ponerse en su lugar, porque dirá: "para que venga otro y lo haga peor, pues ya lo hago yo". Y como algunos ángeles son un poco rebeldes, pues mejor dejarlos tranquilos.
Bueno, que me desvío. El tema es que las Musas son hijas de Zeus (que es otro que debe de ser del Opus porque más hijos no se pueden tener) y de Mnemosyne, la memoria. De ahí que puedan recordarlo todo y ofrecer a sus inspirados unos conocimientos inaccesibles al común de los mortales. Son nueve, y cada una está especializada en algún arte en concreto. Pero mira tú por donde no hay ninguna musa de la pintura, porque como los griegos pintaban en vasijas y esas cosas, tampoco le daban mucha importancia. Sí que había pintores famosos, pero se considraba un arte menor en comparación con la arquitectura, la escultura, la poesía y la música en sentido restringido. Quizá por eso Dalí tuvo que buscar su inspiración en algo más terrenal que, aunque no pudiera recordarle las hazañas del pasado ni las mil naves que viajaron a Troya, por lo menos le serviría de modelo. Y ya que estaban, se casó con ella y así la tenía siempre a mano.
Y esa musa se llamaba Gala, aunque su verdadero nombre era Elena Dimitrovna Diakonova, o algo así. Antigua esposa de Paul Éluard, y por lo tanto unida de antemano al surrealismo, conoció a Dalí en 1929 y se casó con él tres años después. Algo que me llama la atención, no es para menos, es el hecho de que el pintor le compró un castillo en Púbol, donde ella recibía a sus múltiples amantes, por supuesto con consentimiento. Él siempre habló de ella, como su salvación, su gran amor, puesto que sin su ayuda bien podría haber pasado por un simple loco. Por eso, más que su musa e inspiración (que también), Gala supuso para Dalí el impulso para seguir viviendo y creando. Le atribuía a su compañía todo su éxito y su rostro y su cuerpo están presentes en muchísimas obras. Especial predilección parecía sentir por su torso y su espalda, que aparecen casi tanto como su rostro. Éste, a su vez, fue utilizado para dar vida a muchos otros personajes, entre ellos, varias veces, algunas vírgenes, como la de Port Lligat. Así que, como los griegos, divinizó el objeto de su deseo y su inspiración, pues seguro que pensaba que ese objeto y todo lo que le inspiraba, no eran propios de un ser humano.

8 comentarios:

Sensai dijo...

La composición surrealista (no podía ser de otra forma), el texto divertido y didáctico. Me he quedado con ganas de más. De mucho más. ¿Harás una segunda parte?

¿Por qué las musas suelen ser manipuladoras, frías, infieles y muy listas? Ay! si Zeus levantara la cabeza ...

La estatua del jardín botánico dijo...

Creo que es lo mejor que has escrito en el blog hasta ahora. Me ha encantado.

Retrack dijo...

Sensai: esta era la segunda parte, pero cualquier día me surgirá una tercera.
Las Musas son como los dioses, demasiado humanos.
Estatua: gracias por el cumplido, pero creo que eso dice muy poco a mi favor.

Moisés Márquez dijo...

A mi me ha gustado más que la primera. Está más lograo.

Si sigues así vas a tener que hacer una biografía.

Ginebra dijo...

El Dalí te tiene completamente atrapado. No será que: ¿dios les trae y ellos se juntan????....es broma, jejejeje.
Me ha gustado especialmente tu disertación sobre Dios y los dioses griegos... mucho me ha gustado.
Besotes.

Anónimo dijo...

Obsesivo totalmente con ella. Y encima se refrotaba con otros???Ay madre, cuanta cosa rara!!!jejeje

Demasiado complicado para opinar más cosas. Ciao

Fdo: Tito-Mati

RAÚL dijo...

no había pensao yo nunca que zeus pudiera ser miembro del opus, fíjate (la institución es lo suficientemente vieja para que tal cosa pudiera ser cierta, casi). ha sido una lectura muy entretenida, retrack, estás afinando!

Ladelmedio dijo...

Te había puesto un comentario pero no se ha publicado. Te decía que a partir de ahora me ocuparé un poco más de Dalí y que me parece muy interesante lo de las musas (es sensual, atractivo). He mirado el nombre de las 9 musas y pinturas sobre ellas, es muy interesante. Encantada de leerte.