miércoles, 9 de abril de 2008

¡Qué poco dura lo bueno!

Hace justo hoy un mes me encontraba en el mismo sitio que ahora, de camino a Lisboa. Aunque estaba más cansado, después de una larga y turbulenta noche de carretera, y de presenciar el primero de los dos conciertos, que acabó con el bis más grande de la historia de la humanidad: Three imaginary boys, Fire in Cairo, Boys don't cry, Jumping someone else's train, Grinding halt, 10:15 y Killing an arab. Bueno, mentira, acabaron con Why can´t i be you. El caso es que fue increíble, a pesar de la espera y del poco entusiasmo de la gente de las primeras filas. Como las fotos no son muy allá, os ofrezco algún video:



Y este otro que me puso los pelos de punta:



Así que de Madrid a Lisboa, parando por el camino a recoger a mi acompañante, que no quería saber nada de lo que estaban tocando para que le cogiera todo de sorpresa. Tuvimos una suerte increíble, porque la gente va siempre donde va Vicente, y como había dos colas con 3 mil personas y otras dos con diez, pues la gente se iba al mogollón. Nosotros nos metimos por las otras, y la verdad es que nunca había estado tan cerca en un concierto, como podréis comprobar por la foto. Al final, con el movimiento, si estiraba el brazo tocaba la valla. Y yo, que ya tenía experiencia, dije: vamos a ponernos en el lado de este señor guitarrista, que es un mago:


Y ahí está, lo más parecido que se ha visto últimamente a Fétido Adams; con lo tranquilito que iba antes él con su americana y ahora lleva hasta pinchos en las botas... En fin, el caso es que las dos veces dio un recital. Y eso que yo siempre he sido más de Simon Gallup (Galupo para los que tenemos confianza con él). Pero hay que rendirse ante la evidencia: ahora que no hay teclado, él hace la guitarra, los teclados, y no canta porque no le quiere dar más disgustos a Robert Smith. Una de las que más me gustó, a parte de un Never enough con una sola guitarra y el Push que en concierto me parece superior, fue The Walk, que en su versión original ni tiene guitarras ni tiene nada:




Y bueno, del repertorio sólo cambiaron algnas cosillas, pero volvería a ver el mismo concierto cien veces más. De hecho, ya llevo seis, aunque unos mejores y más largos que otros. A ver si se dignan a sacar el disco nuevo y se marcan otra gira. Pero bueno, que nos quiten lo "bailao".


3 comentarios:

La estatua del jardín botánico dijo...

Hola, hola, hola. Pues sí, lo bueno dura muy poquito. ¡Pero ese poquito fue memorable y vale un potosí! Con un poco de suerte, el disco nuevo saldrá en el 2010. Je, je, je.

Retrack dijo...

Que se lo tomen con calma, así igual se marcan otra gira para promocionarlo. Espero que se queden sin dinero y tengan que recurrir a ello.

charly dijo...

pufff! podemos esperar sentados, que me parece a mí que al tito robert le gusta tomárselo con muuucha calma!.(como es posible que aún no tenga claro si será doble! si tenía que estar en la calle hace año y medio!) En fin miedito me da el nuevo disco...jejej

En directo.......A-CO-JO-NAN-TES!