lunes, 7 de abril de 2008

¡Qué atrevida es la ignorancia!

Pues sí. Me disponía yo a dar la bienvenida a todo el que acceda a este lugar virtual para perturbados de todas las clases buscando mi blog, ciclojopléjico, en Google, cómo no. Y la cuestión es que quería que esta primera entrada sirviera para explicar a qué viene un nombre tan extraño. Como estaba poco ocurrente pensé, y con ayuda, en un nombre que no significase nada. Y recordé una circunstancia ya bastante lejana, en la que me encontraba con otros retramentas de mi nivel y todos en unas condiciones físicas y psíquicas que es mejor no mencionar. Estábamos tirados en la playa de Salou, cuando a alguien se le ocurrió que sería gracioso inventarse palabras. Y de entre las muchas subnormalidades que salieron de nuestras bocas, cuatro palabras se fijaron para siempre en nuestras débiles mentes: farrupio, cornúpeta, estrómpeto y ciclojopléjico. Menos la primera, yo creo que no se dijo ni una sola que no fuera esdrújula. Y de verdad que nos las estábamos inventando, o eso creíamos, porque al poco descubrimos que cornúpeta dícese de todo animal dotado de cuernos (y no pienso hacer chistes sobre esto) y, por antonomasia, del toro de lidia. Igual nos traicionó el subconciente, porque es muy traicionero, y ya se lo habíamos escuchado a Matías Prats padre en el Nodo o algo así, narrando la fiesta nacional.... Pero lo del ciclojopléjico no creo que nadie lo hubiera oído, sobre todo porque no estaba por allí nuestro amigo el farmacéutico, que es un tío muy cultivado y conoce palabras muy extrañas.
A lo que iba, que he buscado en google mi propio blog y la primera entrada que veo dice esta obviedad: "El ciclopentolato, como su nombre lo indica, es un ciclopléjico". Este es un blog cultural, y para muestra un botón. Hoy podréis decir que habéis aprendido algo sobre el ciclopentolato, por lo menos a pronunciarlo. Y no acaba aquí la cosa, porque hay quien se ha dignado a ofrecernos una definición precisa: "Fármaco utilizado para dejar al ojo en una situación de reposo o “no acomodación” de manera que podamos obtener un valor objetivo del estado refractivo del mismo. Se instala de forma tópica y los más utilizados son: atropina, homatropina, ciclopentolato y tropicamida". Yo, con vuestro permiso, voy a seguir fingiendo que no significa nada, así soy mucho más feliz.

2 comentarios:

La estatua del jardín botánico dijo...

¡Holaaaaaaa! Soy la farrupia de al lado.

CHARLY dijo...

Extrúnjeto, Clomérico, Farrúpito....Ciclojopléjico!!! fil firu fu fil! fil firu fu fil! jejejeje. Bueno pues aquí me tienes jeje, muy chulo el blog ya lo iré siguiendo a ver como evoluciona.
Cremita los bises de the cure y bueno...Fétido eres el gran amazo!
Que vaya Guzmán eh!