martes, 7 de octubre de 2008

Un día cualquiera

Me levanto. Es temprano. Mucho más de lo que me sugiere mi propio cuerpo, que a estas horas normalmente no responde a ningún tipo de estímulo. Pero el entorno me lo pone fácil. Supongo que no existe una palabra para designar la persiana, porque cuando no existe el objeto es difícil crear una palabra que, aunque tenga sentido, carezca de referencia. Entran los rayos de sol, que yo creía era fuente de luz y de calor, aunque empiezo a dudar lo segundo. Aquí esa enorme bola de fuego funciona como bombilla pero no como estufa.
Café soluble y leche en un minúsculo tarrito de plástico. No es muy bueno pero podría ser peor. Camino hasta la estación de metro. Poco tiempo, una o dos paradas, depende de dónde vaya. Salgo y cruzo el parque. Podría no hacerlo pero lo hago por si veo alguna ardilla. De hecho, lo hago porque siempre veo ardillas, se acercan a ti, no tienen vergüenza.


Entro en el edificio. Subo por las escaleras y, al llegar, dejo mis cosas en la taquilla y cojo el ordenador. Uso el carnet para entrar y tanto la señora como la chica de la biblioteca me ven, me saludan y sonríen. Obviamente, se acuerdan de mí. No sé si les caigo bien o les hago gracia, pero no me importa porque me gusta que sean tan amables conmigo.
Mis tripas rugen y salgo a comer. Intento probar cosas nuevas y entrar cada día en un sitio diferente, siempre dentro de mis estrictas limitaciones económicas. Si me apetece tomo el té y levanto el dedo meñique para que todo el mundo vea que estoy perfectamente integrado en su mundillo. A veces me rebelo contra el mundo y pido un café.


Vuelvo a la biblioteca otro rato hasta que me canso. Entonces, quedo con mi amiga si tiene tiempo, y si no me voy de paseo. Camino y camino buscando algún sitio interesante, o algún rincón en el que sacar una buena foto. Oscurece pronto y, si todo va normal, llueve. Así funciona esto, los días tienen una variedad infinita de tonos, entre el gris y el negro y el negro y el gris, abarcando todo ese espectro. A ratos es desagradable, pero por lo menos aquí no saben lo que es el viento del norte.
Después de mucho caminar, vuelvo a mi habitación, andando si estoy cerca o en el metro si el viento me ha llevado lejos. Enciendo un rato la tele, tan mala como en cualquier lugar del mundo. Me canso rápido y enredo un rato con el ordenador. El día ha sido largo. Disfruto un rato de la sensación de calor en la cama y por fin cierro los ojos.
Y hasta mañana


Lo traía escrito de casa. Disculpen ustedes pero no tengo tiempo para pasar por sus respectivos hogares virtuales. A partir del día 15 creo que volveré a estar comunicado. Un saludo a todos

16 comentarios:

Mary Lovecraft dijo...

Hola Retrack! me alegra mucho leerte, te eché de menos :D

no estoy muy ubicada (realemente no lo estoy nada en absoluto) sobre dónde y qué haces...creí que marchaste fuera (aunque al principio me sonó metafórico), al extranjero pero ahora me suena como si estuvieses en casa realmente...y sin embargo deduzco extrañamente que no es así ¿? ¿tas en Londres, no? ¿qué me he perdido? ¿qué no te leí biennn????

lo siento, me daba mucho corte preguntártelo porque puede parecer que no te leo pero es que no comprendí mucho en tus últimas entradas cuando hablabas sobre lo de marcharte...

enfin, sea como fuere y como ya te deseé en el post de tu despedida, espero que después de todo y dentro de lo que cabes, estés sacando lo mejor de la situación qu estás viviendo.

un besote, y no te preocupes por las visitas virtuales...todo a su debido tiempo.

Mary

MATANUSKA dijo...

tranquilo hombre no pasa nada!!

a mi me pasa a veces.

en fin tú tranquilo.

besoss

eL_TiTo_MaTi dijo...

qué me vas a comprar por allí?? algo grande y bonito eh!
te he escrito un mail, luego lo verás.
Suerte y al toro majo!

Tu rutina me recuerda a la mía en el Archivo

charly dijo...

No desesperes majo, luego te mando un correo aun no se si ire, luego te cuento. No pases mucho frio y mezclate con las costumbres jeje ya sabes un te por aqui, unas alubias con salchichas por acá...;P

PD: por aqui tambien hace un frio de cojones y la lluvia parece que no va tardara ;-)

conxa dijo...

lo del te y el meñique..... pero que mirado que eres!!! jejejej

Pues eso esperemos que a partir del 15 estes comunicado.

Aqui estaremos, esperando saber de tí.

Un besazo.

klimtbalan dijo...

Animo, tienes todo un futuro por delante!!!jajaja
Seguro que sabes aprovechar el tiempo! Un abrazote animado desde estos lares...

La estatua del jardín botánico dijo...

¡Qué sorpresón! Acabo de conectarme a internet por ver primera en todo el día y me encuentro con todo esto. Me ha encantando. Está todo lo importante: ardilla, libros y el caballito feliz. Te diría mil millones de cosas más, pero igual no es este el lugar. Sigue con tu meñique bien alto, que vean lo bien que llevas sus costumbres. ¡ah! y por favor encuentra un restaurante indio baratito, que vayamos quemarnos la lengua y la garganta. Besos.
P.D.: Aquí también llueve, cosa que me alegra porque tengo el coche de aquella manera que podríamos denominar... lleno de mierda.

Moisés Márquez dijo...

Te has vuelto asiduo de las bibliotecas? Bufff todo el día encerrado y callado ... a mi me daría algo. No aguanto callado y con gente alrededor más de una hora. Si me amordazaran me comería la mordaza tan solo para poder charlar.

Un abrazo

Ladelmedio dijo...

Una bonita descripción de un día cualquiera allí, en ese lugar cualquiera. Espero que todo vaya muy bien!!
Abrígate

Liz dijo...

Al final, los días en cualquier parte se llenan de rutinas, aunque según dónde estemos salpicados de diferencias. Seguro que después tienes un montón de anécdotas que contar y fotos muy chulas que enseñarnos.
Disfrútalo!

Sensai dijo...

Me ha encantado tu rutina. Las ardillas, tan estilosas por esos parques enormes. La biblioteca y las sonrisas que te esperan. El viento que sopla y el frío y tu ironía sobre la gama de colores que adornan la ciudad. El otoño por aquí parecido, solo que tu tienes la suerte de llenarte de otros paisajes, otros colores, otras personas, otros olores, otros sabores y costumbres.

Disfruta y aprende. No te preocupes por las visitas de cortesía. Tu a lo tuyo :)

Saludos!!!

RAÚL dijo...

eso, tú a lo tuyo. a por la victoria! (o lo que sea, vamos)
ánimo

Sensai dijo...

jajajajaa Raúl, ¿ves? Todos te decimos lo mismo: a lo tuyo!

rubén dijo...

Hola hijooooooo me alegra tener noticias tuyas.Imagino que al principio sea algo complicadillo,pero sé que no tendrás problema.Qué ataque con el dedo meñique jejej.Una ligera idea de cómo es tu dia a dia de momento,ya me contarás mas cositas.Qué majas las ardillas!Mucho ánimo socio.Un abrazo!!

kyle xy dijo...

Tranquilo que aquí estaremos a tu vuelta.
SALU2

Taratela dijo...

Me gusta la descripción de tus rutina allí. Suerte!