sábado, 31 de octubre de 2009

Halloween

Es curioso. Uno va por la calle o pone el telediario (actividades poco recomendables para un ser humano que pretenda mantener la cordura) y se sorprende de la nueva festividad que nos invade. La noche de brujas, por españolizar el asunto. Pero, sorprendentemente, no se refiere a la Patiño, la Esteban y las cotillonas de Antena 3 (les pongo el artículo porque los nombres propios son para personas), sino a esa bonita tradición del truco o trato. En muchos sitios, se venden más disfraces ahora que en Carnavales. Y esto me hace pensar en este hermoso país pleno de cultura, llamado España, y sus habitantes.
Si os fijáis, salvo contadísimas excepciones, todos nos declaramos sin tapujos enemigos de la "cultura" americana, yanki. Y lo pongo entre comillas porque a duras penas se puede hablar de cultura. Los americanos dan pena. Han tenido un presidente guerrillero e ignorante hasta hace poco. Contaminan ellos solitos lo mismo que el resto del planeta. Su capitalismo salvaje atenta contra la solidaridad y las necesidades humanas más básicas (cosa que no ocurre con los valores y normas de nuestra España). Y, sobre todo y ante todo, son unos incultos, porque no saben señalar dónde está Francia en un mapa.
Nosotros, los españoles en particular y los europeos en general tenemos el apoyo de miles de años de historia y cultura: Homero, Julio César, Carlomagno, Cervantes, Shakespeare, Newton, Darwin... Y, sin embargo, nuestra grandiosa tradición no nos empuja a preguntarnos de dónde viene y qué significa Halloween. Algo extraño, porque en Navidad todo el mundo celebra el nacimiento de Jesucristo en su centro comercial más próximo. Además, nosotros no bebemos su estúpida Coca-cola. Ni nos gusta el glamour de la patética ceremonia de los Oscar. Ni las hamburguesas o los centros comerciales. Ni las series y películas americanas, porque las hacen incultos que sólo se basan en multimillonarios presupuestos. Y, sobre todo y ante todo, cualquiera de nosotros sería capaz de señalar en un mapa Dakota del Norte y afirmar, como una obviedad que es, que su capital es Bismarck.
Yo no me sitúo en ningún bando en particular, consagrado como estoy al noble arte de llevar siempre la contraria. Y todas estas cuestiones son mucho más difíciles de resolver de lo que quiere aparentar un titular de un periódico. El índice de memos por metro cuadrado en Europa será bastante parecido al de Estados Unidos. Como nosotros ya teníamos el Quijote y La vida es sueño cuando ellos todavía lanzaban flechas montados a caballo, y encima ahora son la primera potencia económica (y en cualquier otro aspecto importante) del mundo, nos atrevemos a mirarlos por encima del hombro, con la distancia que nos da el charco que tenemos de por medio. Pero como se sabe, el que imita al tonto es tonto al cuadrado. La estupidez y la incoherencia llega a tal extremo, que en lugar de preguntarnos cómo gestionan el ámbito universitario o la creación de empleo, dentro de poco empezaremos a repartir armas para defender a nuestras familias. Es curioso que los buenos médicos e ingenieros, entre otras profesiones decisivas para el desarrollo de un país, aunque sean españoles, se van a norteamérica a trabajar. ¿Mercenarios como futbolistas? No lo creo. Quizá allí tienen mejores medios que en ningún otro lugar. Quizá allí tienen un sueldo y una estima que se corresponde con la importancia de la labor que desempeñan. Quizá están buscando salida lejos de un país, y una cultura, que les ningunea. Ellos se lo pierden, porque en nuestro país, de rica tradición, sabemos bien lo que hace gente como María Blasco y sus experimentos que consiguieron que un ratón resistiera el cáncer; y estamos muy al día sobre los recortes de presupuesto en ciencia y tecnología; y conocemos las consecuencias de que el dinero en la educación se gaste en ordenadores y punteros láser a costa de la incoporación y formación de profesores. Supongo que estaréis bien informados de ello gracias a los reportajes de Telecinco y al programa de Iker Jiménez.
¡Malditos yankis incultos! Los cultivados europeos no podemos perder el tiempo con las ridiculeces del país del despilfarro y la contaminación. Mejor vamos adelantando las compras de Navidad, que ya pronto los ayuntamientos podrán las luces (algo, como tantas otras cosas, tan original y típico nuestro) que por tan pocos millones de euros nos alegran a todos el corazón. Viva la cultura

4 comentarios:

Logan y Lory dijo...

Desde luego leyéndote uno no tiene por más que estar de acuerdo con tu exposición, y esta país tan nuestro últimamente en lugar de difundir y extender nuestra cultura lo que hace es importar esas tan horteras y superficiales demostraciones yankis que nada tienen que ver con nuestros "magostos" otoñales, frente el halloween, nuestro bacalao con coliflor navideños ante el famoso pavo relleno o la festividad de todos difuntos.

Retrocedemos en la la conservación de nuestras tradiciones frente a esa ivasión de ritos ajenos.

Una pena...

Un abrazo.

GINEBRA dijo...

Hola Retrack, muy buena tu crítica y esa ironía que desprenden estas letras.
Estoy de acuerdo contigo en los , llamémoslo fallos del sistema americano, pero ¿por qué narices sus costumbres se acaban imponiendo???? A mí me da mucha rabia porque nosotros somos (quizás debamos decir éramos) un pueblo con tradiciones arcaicas y ricas, sin ir más lejos el día de los difuntos se visita el cementerio y se engalana y luego , en el caso del norte de Cáceres, los amigos se iban a preparar un festín que duraba dos días (el muerto al hoyo y el vivo al bollo) pero son nuestras tradiciones... no importadas de una cultura que nada tiene que ver con nosotros...
Bueno, besitos

La estatua del jardín botánico dijo...

A mí me gusta Halloween y, como tantas otras cosas de otras culturas, no me importa que se implante aquí. Puede que yo no lo celebre, pero me gusta que pongan Sleepy Hollow a cuenta de la festividad una tarde de domingo por la tele. Me gustaría aprender el significado de la tradición y saber más de las propias de mi zona. Ya está. En mi opinión, todas las culturas tienen que ver porque todas son humanas, como el capitalismo que tanto les criticamos y tan bien practicamos todos. No me creo que los únicos ecologistas y críticos del capitalismo vivan en Alemania.
Me preocupa lo otro: la soberbia europea y, sobre todo, la estupidez española que es la que más de cerca me toca.

william munny dijo...

Habiendo leído vuestras opiniones, quiero matizar sobre el asunto.
No creo que retrack esté haciendo una crítica a la cultura americana, si no a la cultura en general y al cinismo, de los cuales todos somos partícipes.
Personalmente me parece tan absurdo disfrazarse el 31 de Octubre como en carnavales, comerme un pavo porque si el día de acción de gracias o doce uvas el dia de año nuevo, desfilar con carrozas el 4 de julio o con estas mismas el día de reyes ver un partido de baseball o uno de futbol etc. El que me parezcan mas o menos absurdas no quita que sea partícipe en alguna de ellas bien por diversión bien por complacer a alguien o por lo que sea.
Es muy fácil ver y criticar los fallos de los demás (hay gente que lo pone realmente fácil) e ignorar los nuestros, cuando nos iría a todos mucho mejor si nos fijaramos y copiasemos sus aciertos.