domingo, 18 de enero de 2009

¿Por qué querer?



Él la miró y le dijo...
"No sé por qué te quiero. En realidad, no sé por qué quiero, aunque intente entenderlo. Porque querer no tiene nada que ver con elegir, con esa calculadora, esa balanza que es la mente y en la que sopesamos cuantitativamente lo mejor y lo peor. Ya sabes que el conocimiento es sólo un instrumento de la voluntad, que muestra tan sólo los medios para alcanzar los fines que la voluntad ya ha elegido. Pensar no nos hará mejores porque los conceptos no mueven a la virtud, porque la voluntad es la persona. Yo no decidí que la coliflor o la langosta fuesen repugnantes, es algo que se me dio de una vez para siempre. Por más que lo piense, nunca podrán gustarme.
No se quiere nada que no se haya conocido antes, dicen. Mentira. No se conoce nada que no se haya querido antes. ¿Qué es entonces un motivo? Tan sólo la condición para que mi querer se manifieste aquí y ahora, independiente del hecho de que yo quiera y de lo que quiera en general, siendo la razón nada más que el frío calculador que me indica cómo puedo conseguir o escapar de lo que quiero, una facultad de medios y no de fines. Quiero lo que quiero al margen de toda razón, sin causas ni efectos. La inteligencia es esclava de la voluntad. Por eso no soy libre, y por eso te quiero, porque no puedo dejar de quererte"

11 comentarios:

Mary Lovecraft dijo...

Qué bonito texto, Retrack!

creo que todo está dicho en él, y no hace falta nada más añadir, sino reafirmarse en todo el mismo, al menos yo lo siento igual y es que, como ya expresé en la entrada del viernes en mi blog referida a la Amistad y el Amor, los sentimientos son algo infinito y como tal, pienso que difícilmente se pueden acotar en forma de definición (tan sólo quizá como un 'referente'), y por consecuencia, en base a un por qué o un cómo.

no sé, yo lo siento así.

un beso!

Moisés Márquez dijo...

Pues no estoy de acuerdo, ala! :)

Una cosa es que tu creas que no has pensado a la hora de elegir a la persona con la que estás. Y puede ser cierto si solo usas la parte consciente del cerebro para hablar de pensamiento. Pero la parte inconsciente del cerebro (claro, dirá alguno, la inconsciente tenía que ser, sino no me habría casado nunca) es la que elige por ti muchas veces qué te viene mejor. Y en el caso de la pareja es la única que decide.

Saludos!

RAÚL dijo...

"te quiero porque te quiero" canta pablo milanés, y se queda tan ancho, no le da ni una vuelta más. parece sencillo, verdad?

Felipe dijo...

El querer y el amor es la esclavitud de la razón, pero ¡no siempre se está mejor siendo libre!
Con los sentimientos la razón de vuelve un poco masoquista...

MATANUSKA dijo...

para mi querer es lo más de la vida, amar y ser amado sin pedir nada más


besosss

conxa dijo...

No puedo contestar con una sola lectura, requiere dos, al menos pra mí hoy lunes.
hechas las dos.

Difiero bastante en el planteamiento, querer sin la razón.... sin causas y efectos....
No, no lo veo así, pero bueno, es otra forma de ver las cosas.

Liz dijo...

algunos por qués son más complicados que otros, pero siendo prácticos, mejor sentir que sentarse a pensar... ya habrá tiempo.

Buen comienzo de semana!

eL_TiTo_MaTi dijo...

amor filosófico! ya es demasiado complicado como para darle más vueltas! jajaja

te lo has currado

Ladelmedio dijo...

Precioso final, me ha conmovido: "por eso te quiero, porque no puedo dejar de quererte". No tengo más palabras.

Logan y Lory dijo...

Como dice por ahí arriba Raúl, te quiero porque te quiero, parece sencillo, pero no lo es. Ese es el misterio de querer, porque la razón no elige a quien debemos querer. Solo se quiere, porque si.

Buena forma de analizar porque se quiere.

Saludos.

Sibyla dijo...

Hola Retrak!!!!!!!!!

Veo que tus meditaciones han dado fruto!
Y además un fruto muy romántico.
Es como una muy original declaración de amor. El hermoso torbellino del amor, que nos arrolla y arrastra, en ocasiones donde ni pensamos...
Me gusta! Te quiero y no puede haber vuelta de hoja!

Un abrazo majete:)